Palabras de cierre por el Lic. Héctor Valdez Albizu Gobernador del Banco Central De República Dominicana - Xlvi Reunión De Gobernadores de Bancos Centrales del continente americano - LXXXVII Reunión de Gobernadores de Bancos Centrales de América Latina y España

Palabras de Cierre
por el Lic. Héctor Valdez Albizu
Gobernador del Banco Central de República Dominicana

 

Distinguidos Sres. Gobernadores y acompañantes, invitados especiales y funcionarios del CEMLA:

Luego de dos días productivos de trabajo, hemos llegado al final de este evento. Me propongo con estas palabras, hacer un  breve resumen sobre las principales lecciones derivadas de las presentaciones y discusiones expuestas.

Ayer iniciamos los trabajos con una sesión dedicada a las perspectivas económicas y financieras internacionales. De esta sesión, se derivan conclusiones sobre el estado actual de la economía mundial, las políticas aplicadas por los países en el marco de la crisis y los riesgos que enfrentan las economías en el futuro inmediato.

Por primera vez desde el inicio de la crisis financiera, se observan signos alentadores. La caída de la actividad económica en Estados Unidos comienza a desacelerarse y el consumo real muestra un modesto crecimiento. La inflación se mantiene baja y el riesgo de deflación se va mitigando. Se espera que algunos mercados, como el laboral y el de intermediación financiera, tarden más tiempo en recuperarse.

En esta primera sesión, los expositores reiteraron que para enfrentar la crisis, los bancos centrales han bajado tasas de interés y puesto a disposición de los sistemas financieros, programas de asistencia de liquidez. En el sector fiscal se han implementado políticas anti-cíclicas y los gobiernos han diseñado planes orientados a canalizar fondos a instituciones financieras con necesidades de liquidez.

De acuerdo a lo expuesto, se espera que la zona del EURO continúe en recesión en 2009 y probablemente en 2010. En términos monetarios, el Banco Central Europeo mantiene una política expansiva al facilitar liquidez a las instituciones financieras y reducir en 3.5 puntos porcentuales su tasa de política durante el periodo de crisis.

Un aspecto interesante de las presentaciones fue el análisis de los riesgos que enfrentan los países. Por un lado, se dijo que existe la posibilidad de retroalimentación de la crisis del sector real al sector financiero. Por otro lado, las soluciones propuestas, podrían llevar a un incremento del proteccionismo en las economías o a una mayor inflación, esto último producto de la expansión monetaria. Se destacó que los países con regímenes monetarios basados en metas explícitas de inflación estarían mejor preparados para anclar las expectativas de precios.  

En la segunda sesión se discutió sobre la situación de América Latina ante la crisis. Se advirtió sobre el cambio observado en las características y fuentes de financiamiento de las economías de la región, las cuales están utilizando más el crédito interno en moneda local que los flujos transfronterizos para financiar la actividad productiva.

La crisis encontró una región mejor preparada que en ocasiones anteriores debido a la existencia de tipos de cambio flexibles, a mayores niveles de reservas internacionales, a un mayor desarrollo de los mercados de bonos en moneda local y a un mejor manejo de la liquidez bancaria. Sin embargo, los expositores nos advierten que hacia el futuro, América Latina continuará siendo afectada por una economía mundial débil, cuya recuperación sería más bien gradual.

En el día de hoy, la discusión giró en torno a la arquitectura financiera internacional, tanto en el área institucional como regulatoria, y a las buenas prácticas de gobernabilidad en banca central. En la discusión sobre el primer tema, se comentó que las crisis financieras suelen ser severas, prolongadas e inciertas y en ellas la política monetaria, como instrumento para suavizar el ciclo económico, tiene limitaciones. La política fiscal, suele ser más efectiva, pero su capacidad de respuesta dependerá del nivel de endeudamiento público inicial. 

Según lo expuesto, la crisis financiera actual fue precedida por un excesivo dinamismo que creó un desbalance global que aun se mantiene. Los organismos internacionales no pudieron alertar oportunamente sobre los peligros potenciales de estos desbalances. La regulación falló en prevenir el alto riesgo que implicaba las innovaciones financieras.  

Adicionalmente, se observó que las economías emergentes aumentan su peso en la arquitectura financiera internacional. El fortalecimiento del G-20 es muestra de ello. Otra enseñanza que se deriva de las presentaciones es que la falla de coordinación tiene importantes implicaciones económicas, políticas y sociales. Los organismos internacionales deben preservar la coordinación y su legitimidad para mejorar la capacidad de las instituciones financieras globales de prevenir y mitigar futuras crisis. 

En el debate sobre gobernabilidad, se abordó el tema del diseño institucional apropiado para un organismo público con las características de un banco central. Se identificaron tres lecciones: Primero, la gobernabilidad depende de las condiciones económicas, sociales, políticas e institucionales de los países; segundo, la gobernabilidad es dinámica y cambia con frecuencia ante la persistencia de problemas de política o ante la ocurrencia de crisis severas: y tercero, la crisis financiera actual afectará de forma sensible la gobernabilidad de los bancos centrales.

Otros aspectos discutidos en el foro sobre gobernabilidad fueron la autonomía, la independencia, la credibilidad y la transparencia en los bancos centrales modernos. El expositor hizo énfasis sobre la importancia de la descentralización en el diseño y ejecución de la política monetaria al afirmar que, mientras más descentralizadas estén las decisiones de los bancos centrales menor es la probabilidad de influencia política en estas instituciones.

En el foro de gobernabilidad, los gobernadores estuvieron de acuerdo en la necesidad de garantizar a las autoridades monetarias, como mecanismo para fortalecer la independencia y autonomía de los bancos centrales, un tiempo de permanencia en el cargo mayor al periodo presidencial. En ese sentido, afirmaron que una Junta Monetaria independiente, profesionalizada y con dedicación especial a sus funciones serviría para asegurar el buen funcionamiento de la política monetaria.

Un tema central durante esta sesión fue la importancia de la estabilidad de precios como principal objetivo macroeconómico en la banca central moderna. De acuerdo a lo expuesto, para cumplir con eficiencia su meta de estabilidad de precios los bancos centrales deben mantener un proceso de toma de decisiones libre de influencia externa. He aquí una importante lección de este foro.

Por último, quiero concluir mis palabras agradeciendo su presencia y participación activa en este evento y espero que este intercambio y difusión de ideas nos hayan brindado mayores elementos de juicio para definir políticas que ayuden a poner fin a esta situación de crisis que atraviesan nuestras economías. Les deseo un feliz retorno a sus hogares y lugares de trabajo, y espero seguir compartiendo con ustedes en el futuro.

Muchas Gracias.   

Redes sociales Facebook Redes sociales Twitter Redes sociales LiveStream Redes sociales YouTube Redes sociales Instagram