Discurso pronunciado por el Lic. Héctor Valdez Albizu, Gobernador del Banco Central de la República Dominicana, ante la Asociación Dominicana de Exportadores (ADOEXPO), en fecha 2 de septiembre del año 2015

Quiero iniciar mis palabras agradeciendo a la Directiva de la Asociación Dominicana de Exportadores (ADOEXPO), que preside el Señor Sadhala Khoury, por la alta distinción que me confiere al invitarme a compartir algunas consideraciones sobre “La Economía Dominicana: Retos y Oportunidades del Sector Exportador”.Ciertamente en los últimos años, ha sido ya una costumbre realizar este conversatorio anual con el importante sector exportador de bienes y servicios, principal generador de divisas de la economía, y demás representantes de la vida nacional que hoy nos honran con su presencia. 

Para nadie es un secreto, que desde nuestra anterior comparecencia ante ADOEXPO en el año 2014, han surgido distintos escenarios en un panorama económico internacional cambiante, aún complejo, incierto y volátil. 

Por un lado, se destaca la continuación del crecimiento de la economía estadounidense, que experimentó en el segundo trimestre de este año una tasa interanual de 2.7% con una proyección de cierre del 2015 de 2.5% según el Fondo Monetario Internacional (FMI), evidenciada además en una menor tasa de desempleo de 5.3%, que ya se acerca a su nivel de pleno empleo de 5.25%. También es propicio resaltar, la salida definitiva de la recesión de la Zona Euro. Como es de esperar, estos acontecimientos  han estado impactando positivamente nuestras exportaciones, turismo y remesas, a la vez que nos ha favorecido la significativa reducción de los precios internacionales de varios commodities, particularmente del petróleo, que ha venido registrando cifras verdaderamente impensables un año atrás. 

Por otro lado, considero que existen aspectos que merecen la atención de los hacedores de política económica. Sólo a título ilustrativo podemos citar, las expectativas al alza en la tasa del Banco de la Reserva Federal en este año, que en cierta forma ha sido internalizada por los mercados; la crisis fiscal y de deuda de Grecia, que generó incertidumbre en los mercados de capitales y, entre otros temas, las recientes medidas adoptadas por China, la segunda economía del mundo. 

El pasado 11 de agosto, el Banco Central de China sorprendió a los mercados al anunciar una  devaluación del yuan de 1.9%, que se eleva a 2.7% desde el inicio del año al 31 de agosto. En adición, ante la desaceleración en su economía, las autoridades monetarias chinas rebajaron sus tasas de interés de referencia por quinta vez consecutiva, acumulando una reducción de 140 puntos básicos desde octubre 2014 hasta la fecha.

Después de tomadas estas medidas monetarias expansivas, se produjeron salidas de capitales y el yuan se depreció en una proporción mayor a lo previsto, provocando  intervenciones en el mercado cambiario equivalentes a una reducción de US$106,000 millones de sus reservas internacionales sólo en las últimas semanas.

La reacción en los mercados financieros internacionales no se hizo esperar. Disminuyeron las acciones en las principales Bolsas de Valores a sus niveles más bajos desde octubre del 2014. Naciones exportadoras netas de bienes primarios fueron impactadas, tales como Rusia, Brasil, México, Chile, Perú y Colombia, entre otras, algunas de las cuales, por la fuerte depreciación de sus monedas, también intervinieron sus mercados cambiarios. Algo similar ocurrió en algunas economías asiáticas, como son Corea del Sur, Singapur y Malasia.

Coincido con la opinión de algunos funcionarios gubernamentales que se han expresado sobre la situación de China, en el sentido de que en el corto plazo no vislumbran que la misma represente una amenaza para la República Dominicana, aunque debemos mantenernos vigilantes sobre el impacto que pudiese generarse para la economía mundial en el mediano y largo plazo, particularmente en los Estados Unidos, nuestro principal socio comercial.

En el ámbito regional, estamos monitoreando algunos eventos, como la inflación de dos dígitos en Venezuela y Argentina, la tensa situación con Haití, nuestro segundo socio comercial, los problemas de México y otros países de Suramérica por la baja en los precios del petróleo, así como la delicada situación fiscal y de deuda de Puerto Rico. Un elemento a considerar para la República Dominicana, sobre todo para el Turismo en el mediano plazo, lo constituye la reapertura de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos de América.  

A diferencia de gran parte de América Latina, la República Dominicana, como  importador neto de commodities, reporta un significativo ahorro de divisas por la caída de los precios del crudo y otros bienes primarios, lo que unido a los fuertes fundamentos macroeconómicos han permitido preservar el clima de estabilidad y crecimiento, manteniendo al país como un destino atractivo y seguro para la Inversión Extranjera Directa, logrando sortear exitosamente el entorno internacional adverso.

A continuación abordaremos, en primer lugar, la relevancia del Banco Nacional de las Exportaciones (BANDEX); en segundo orden, los resultados recientes de la economía dominicana, y finalmente, algunos Retos y Oportunidades para dinamizar al Sector Exportador, dada su trascendencia para una economía pequeña y abierta como la dominicana, en términos de crecimiento, empleos y generación de divisas. 

Existe un amplio consenso de que la promoción de las exportaciones fundamentadas en alianzas público-privadas, tiene un importante efecto positivo sobre el volumen y la calidad de la oferta exportadora. En esta estrategia, el financiamiento oportuno y en condiciones blandas constituye un elemento clave, como apreciaremos de inmediato.

Relevancia del BANDEX en el contexto de experiencias similares. 

            Cumpliendo con una promesa al Sector Exportador, recientemente el Excelentísimo Señor Presidente de la República, Lic. Danilo Medina Sánchez, inició la esperada Mesa de las Exportaciones y  promulgó la Ley 126-15,  mediante la cual se transforma al BNV en BANDEX. 

            El BANDEX surge como una entidad financiera pública de capital mixto, que funcionará mediante un esquema combinado de banca de primer y segundo piso. Es decir, un primer piso captando recursos directamente del mercado local para financiar a los sectores productivos con vocación exportable; y un segundo piso, recibiendo recursos de instituciones internacionales y otras fuentes para canalizarlos a las exportaciones a bajo costo, a través de otros bancos, en especial para las operaciones de pre y post embarque. 

En este sentido consideramos interesante para el Sector Exportador, traer a colación algunas experiencias exitosas de otros países latinoamericanos sobre este tipo de entidades, orientadas al fomento de las exportaciones y promoción de la Marca-País a nivel internacional. 

Iniciemos con el caso colombiano, que crea en el 1991 el Fondo de Promoción de Exportaciones (PROEXPO), en el Banco de Comercio Exterior (Bancóldex), que ha promediado desembolsos anuales que superan los US$1,300 millones al Sector Exportador en los años recientes, canalizando un elevado porcentaje a las MIPYMES. Durante el 2010-2014, las exportaciones financiadas con estos recursos presentaron un crecimiento acumulado de 25.2% en los sectores manufactura, servicios y agroindustrias. 

Otra experiencia positiva es la del Banco Nacional de Comercio Exterior de México (Bancomext), fundado en el año 1937, el cual realizó en 2014 desembolsos por US$10,800 millones, impactando a 4,395 empresas, de las cuales el 84% eran MIPYMES. 

Podríamos extendernos mencionando otros casos exitosos, tales como el EXIMBANK en los Estados Unidos, el BANDES de Brasil y el de Argentina, el COFIDE en Perú y la Corporación Financiera Nacional en el Ecuador. Pienso que a través del BANDEX y de otras iniciativas como la Ley de Sociedades de Garantías Recíprocas, depositada por el Poder Ejecutivo en el Congreso Nacional y aún pendiente de ser conocida, las exportaciones dominicanas, de las pequeñas, medianas y grandes empresas, podrán acceder al apoyo técnico y financiero que les permitan conquistar nuevos nichos de mercados.   

Antes de esbozar algunos retos y oportunidades del Sector Exportador, permítanme presentarle el desempeño reciente de la economía dominicana.   

Evolución Reciente de la Economía Dominicana 

 

Me complace informarles, amigos presentes, que las cifras preliminares muestran que durante enero-junio 2015, el Producto Interno Bruto (PIB) registró uncrecimiento de 6.4%, en comparación con igual periodo del año anterior. Este elevado ritmo de expansión sitúa al país como líder del desempeño económico de la Región a la fecha, superando a Bolivia (4.7%), Guatemala (4.1%), Panamá (4.0%), Colombia (3.7%), Honduras (3.6%), Paraguay (3.3%) y Nicaragua (3.3%); mientras que los demás países están creciendo por debajo de 3.0%. 

Cabe resaltar que todas las actividades económicas registraron un crecimiento positivo durante el primer semestre del año, con excepción de la Minería que registro una contracción de-15.8%, como consecuencia de trabajos de mantenimiento que frenaron significantemente la extracción de oro y plata en la principal empresa minera del país en los meses de febrero, marzo y junio.

En el desempeño económico del período enero-junio de 2015 se destacan las siguientes actividades: Construcción (17.1%), Enseñanza (9.1%), Comercio (8.1%), Intermediación Financiera (6.5%), Transporte y Almacenamiento (5.9%), Zonas Francas (5.9%), Salud (5.7%) Hoteles, Bares y Restaurantes (5.3%), Manufactura Local (4.8%) y Agropecuario (3.5%). Estas actividades explican el 78.3% del crecimiento de los primeros seis meses del año.

Sin lugar a dudas, la actividad económica de mayor incidencia en el crecimiento acumulado del presente año ha sido la Construcción, destacándose las soluciones habitacionales de bajo costo tanto públicas como privadas. Asimismo, el Gobierno ha contribuido de forma notable a través de las construcciones y remodelaciones de obras de infraestructura vial, planteles escolares, hospitales, así como la continuación de la extensión de la segunda línea del metro y la circunvalación de Santo Domingo, entre otras. 

Cabe resaltar que no obstante la realización de estas importantes construcciones, el Gobierno ha exhibido un manejo del gasto público prudente, con racionalidad, responsabilidad y criterio gerencial. Cifras preliminares muestran un superávit del Gobierno Central en el primer semestre del año, en línea con el proceso de consolidación fiscal iniciado hace tres años, esperándose que al final del año se cumpla con la meta establecida en el Presupuesto Nacional del 2015.

Quisiera compartir con Ustedes, a manera de primicia, que los resultados preliminares  del Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE) del mes de julio revelan un crecimiento de 7.5%, a pesar de la significativa caída de -10.6%  en el sector agropecuario en dicho mes por la fuerte sequía. En ese tenor, en el notable crecimiento interanual de julio, sobresalen la Minería con una tasa de expansión  de 33.8%, fruto del reinicio de los trabajos de extracción de oro y plata, la Construcción con 16.4%, la Intermediación Financiera con 13.1%, Comercio con 9.8% y la Manufactura Local con 6.9%, entre otros.  

Con este resultado, el IMAE para enero-julio 2015 arroja un crecimiento promedio de 6.5%. Este hecho, unido a que la tendencia ciclo de este indicador está creciendo en 6.2% interanual, permite augurar que el crecimiento económico de 2015 cerraría por encima del 6%, superando no sólo la proyección de 4.5%-5.0% considerada en el Programa Monetario 2015, sino también a los últimos pronósticos realizados por la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

En cuanto a la estabilidad de precios, cabe resaltar que la inflación ha permanecido baja y estable. Ayer en la noche me informaron otra primicia sobre la variación del Índice de Precios al Consumidor del mes de agosto que registró un 0.32%, no obstante las alzas en los precios de los alimentos, las cuales fueron compensadas en gran medida por la reducción en los precios de los combustibles. Así, la inflación acumulada en los ocho meses del año 2015 es de apenas 1.17%, situando la inflación anualizada en 0.43%, significativamente inferior al 3.13% que se verificó al cierre de agosto del año anterior. Esto permite proyectar que el año finalizaría por debajo del límite inferior del rango-meta de 4.0%±1.0% para 2015. 

En esa misma tesitura, debemos informar que contamos con un Sistema Financiero saneado, rentable y  patrimonialmente fortalecido, como lo reflejan los siguientes indicadores al cierre de julio 2015: una morosidad de la cartera de créditos de apenas 1.6%, con provisiones que cubren un 182.1% de la cartera vencida; una rentabilidad del patrimonio promedio de 18.5%, mientras que el índice de solvencia alcanzó 17.3% a junio del presente año, muy superior al 10% que establece la Ley Monetaria y Financiera. 

El crédito canalizado por todo el sistema financiero al sector privad0, registró un crecimiento interanual de 16.2% al cierre de junio 2015, destacándose los destinados a la Construcción, Electricidad, Gas y Agua, Manufactura, Microempresas  y Comercio. 

Respecto a la banca múltiple, que representa el 86.5% del Sistema Financiero, en julio del presente año, la morosidad de su cartera de créditos fue de tan sólo 1.5%, las provisiones cubren un 198.7% de la cartera vencida, presenta una rentabilidad del patrimonio promedio de 21.3% y reporta  un índice de solvencia de 15.4% a junio 2015. 

Desempeño reciente del Sector Externo (Enero-Junio 2015) 

En consonancia con el tema que nos ocupa esta tarde, quiero presentarles también las principales cifras del Sector Externo durante el primer semestre del año 2015, el cual registró un superávit en cuenta corriente de alrededor de US$18.0 millones. 

En este buen desempeño se destaca el crecimiento de 9.1% en los ingresos por turismo que alcanzaron US$3,161.4 millones en enero-junio 2015, el incremento de 6.0% en las exportaciones de zonas francas que registraron US$2,670.3 millones en los primeros seis meses del año, así como el aumento de 5.9% que experimentaron las remesas familiares, situándose en US$2,489.5 millones en igual periodo. 

En cuanto a la llegada de turistas, quiero compartir con este auditorio los últimos datos que muestran una tasa de crecimiento interanual de 9.7% en el mes de agosto, luego de alcanzar en el mes de julio un record histórico de 568,323 visitantes (10.4%), incluyendo extranjeros y dominicanos no residentes, por lo que se prevé que este año será extraordinario para el turismo en la República Dominicana.                       

Permítanme ahora destacar, el crecimiento de las exportaciones nacionales de productos agropecuarios durante el semestre, las cuales crecieron 3.5%, impulsadas por el incremento de productos como  melones y sandías (74.6%), piñas (49.2%), Cacao en Grano (24.9%), berenjenas (14.0%), Guineo (7.4%) y Café en grano (3.2%), entre otros.  

Sin embargo, las exportaciones nacionales de productos industrializados disminuyeron un 9%, como resultado de la caída en varillas de acero (-33.3%) y cemento gris (-9.1%). No obstante, se resalta el crecimiento de las exportaciones de tabaco manufacturado (58.5%), condimentos preparados (33.3%), cervezas (24.7%),  industria química (5.3%), entre otros. 

Por otro lado, las exportaciones mineras cayeron 24.8%, debido a las reducciones en las exportaciones de oro y plata de 21.6% y 62.8% respectivamente, dada la baja experimentada en su producción y los menores precios de estos metales, lo que en gran medida explica la disminución en -13.1% de las exportaciones nacionales. Con relación a las importaciones de bienes, se destaca la importante disminución de la factura petrolera en US$593.9 millones,  al compararla con igual período, en virtud de los menores precios internacionales del petróleo. 

En cuanto a la Inversión Extranjera Directa, el país recibió flujos ascendentes a US$1,073.2 millones en enero-junio destinados principalmente a comercio, turismo y bienes raíces, proyectándose recibir ingresos por este concepto de US$2,100 millones en 2015, en torno al promedio anual que ha recibido el país en los últimos doce años. 

En base al comportamiento del Sector Externo, se proyecta que al cierre del año 2015, el país recibiría ingresos en divisas cercanos a los US$23,000 millones, presentando en la actualidad reservas internacionales netas equivalentes a 3.3 meses de importaciones. Adicionalmente se prevé una reducción del orden de US$1,200 millones de la factura petrolera, estimándose que concluyamos con un saldo de cuenta corriente en torno al -2.0% del PIB, por debajo de su promedio histórico y el más bajo de la última década. 

Retos y Oportunidades para el Sector Exportador Dominicano 

Para todos los aquí presentes, es bien conocido que nuestra oferta exportable se caracteriza por la coexistencia de exportaciones de bienes, nacionales y de zonas francas y de servicios, destacándose los ingresos por turismo. Estos renglones han mostrado capacidad de recuperación, logrando sortear exitosamente varios choques externos. Ejemplo de esto es cómo el año pasado, nuestras exportaciones de bienes crecieron un 5.3%, mientras que las de América Latina en promedio registraron una caída de 3.0%, según la CEPAL, con países presentando importantes disminuciones en sus exportaciones, tales como Venezuela (-16.8%) Argentina (-11.9%), Panamá (-10.6%), Perú (-7.8%) y Brasil (-7.0%), entre otros. 

No obstante, estamos conscientes de que tenemos por delante retos y oportunidades del sector exportador, en aras de lograr exportar nuevos productos con mayor valor agregado y avanzar aún más en la diversificación de los mercados para ambos regímenes de exportación. Soy de opinión  que la dirección correcta sería maximizar nuestras ventajas comparativas y competitivas, mejorando la productividad, para lo cual he querido en esta ocasión referirme a un tema clave en aras de lograr estos objetivos: La Innovación

Recientemente, al leer el libro del periodista Andres Oppenheimer, ¨Crear o Morir”, nos llamó poderosamente la atención sus argumentaciones sobre la importancia para Latinoamérica de promover la innovación, destacando que hoy en día ¨la prosperidad de los países depende cada vez menos de sus recursos naturales y cada vez más de sus sistemas educativos, sus científicos y sus innovadores¨.   

De ahí la necesidad de insistir en fortalecer la educación, como motor fundamental del desarrollo socio-económico y continuar promoviendo nuevosemprendedores. Un ejemplo loable en este sentido, han sido las exitosas “visitas sorpresas” del Presidente Lic. Danilo Medina Sánchez, quien ha logrado impulsar productos agroindustriales hacia nuevos nichos de mercados. 

Quiero aprovechar este escenario, por la importancia de este auditorio en términos de generación de empleos, para tratar un tema que ha captado la atención del Sr. Presidente de la República Dominicana, quien ha declarado “la necesidad de dignificar los salarios en el país para corregir la desigualdad…”, planteamiento que comparto plenamente.

Desde el Banco Central se ha insistido en que los salarios nominales en el país han  crecido en promedio menos que la inflación más la productividad laboral. En ese tenor, el ingreso promedio real de los trabajadores dominicanos al cierre de 2014 es prácticamente igual al vigente en 1991, pese a  la productividad haber aumentado 65.5% en esos 23 años. Sobre este punto, cabe señalar que no obstante el reciente aumento de 14% en los salarios mínimos del sector privado, aún persiste una brecha significativa por el rezago acumulado en los ajustes salariales. 

Cada vez más se confirma que mejorar la distribución del ingreso es importante para la sostenibilidad del crecimiento económico. De hecho, recientemente la Directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, citando los resultados de un estudio de ese organismo, manifestó que “hay que elevar los ingresos de los pobres y la clase media para reducir la desigualdad e impulsar el crecimiento”. Para que tengan una idea, dicho estudio plantea que si se logra que el 20% más pobre de la población aumente en 1 punto porcentual sus ingresos como proporción del PIB, se esperaría que el crecimiento promedio anual de la economía aumente en 0.38%. 

En línea con lo expuesto, he manifestado de forma reiterada, que un reto pendiente en el país es mejorar los salarios de los trabajadores, que permita impulsar la demanda agregada, a través de un aumento en el consumo, la inversión y en la producción. En pocas palabras, esto permitiría que el crecimiento económico se derrame a favor de la gran mayoría de la población, mejorando la distribución del ingreso y contribuyendo a la reducción de la pobreza. 

Es por eso que a futuro vemos al Sector Exportador, no solo como el principal generador de divisas y de fomento a la producción nacional, sino como sector líder en la generación de empleos de calidad dignamente remunerados, como ha ocurrido en otros países. 

Si bien ya tenemos funcionando la ventanilla única, la Mesa de la Exportación y a través del BANDEX, el Sector Exportador tendrá el acceso al financiamiento oportuno, hay que reconocer que debemos continuar superando los obstáculos que les mencioné en mi discurso del pasado año en materia de competitividad, equidad tributaria, infraestructura logística, entre otros, manteniendo reglas de juego claras y permanentes en el tiempo. 

De igual forma, debemos encaminar esfuerzos para generar una mayor cultura exportadora y fortalecer estrategias de promoción de las exportaciones, asimilando experiencias exitosas como es el caso de “PROCHILE”, que ya cuenta con oficinas en Estados Unidos de América e Inglaterra para apoyar los productos chilenos en dichos mercados. 

Desde el Banco Central, continuaremos garantizando el control de la inflación y una estabilidad relativa de la tasa de cambio, que sin afectar la competitividad, contribuya a preservar la certidumbre necesaria que demandan los sectores productivos y la población en sentido general. 

Como es una costumbre de quien les habla, termino exhortándolos a que sigamos apostando con optimismo a una República Dominicana que continúe por la senda del crecimiento con estabilidad económica en el tiempo, superando las inequidades y logrando una sociedad  inclusiva y justa, que procure el anhelado bienestar de todos los dominicanos. 

Muchas Gracias


Redes sociales Facebook Redes sociales Twitter Redes sociales LiveStream Redes sociales YouTube Redes sociales Instagram