Palabras del Gobernador Lic. Héctor Valdez Albizu en el acto de apertura del VI Seminario Internacional de Comunicación "Comunicación para la reputación: gestión e impacto"
Septiembre 23, 2016

Muy buenos días.

Me complace darles la bienvenida a este VI Seminario Internacional de Comunicación que ofrece el Banco Central de la República Dominicana a través de su programa de responsabilidad social institucional Aula Central para la Educación Económica y Financiera.

Con estos seminarios, que venimos organizando desde el año 2011, el Banco Central busca hacer un aporte al conocimiento y comprensión de temas de comunicación relacionados con la economía y las finanzas.

Esta sexta versión del seminario la hemos dedicado a la reputación, una cualidad que siempre ha sido vital para las instituciones y las personas, pero que en los últimos años ha cobrado mayor importancia en la medida en que la ciudadanía ha dejado de ser un agente pasivo de los procesos y se ha convertido en co-protagonista de los mismos.

En efecto, ha quedado atrás aquel mundo en el que las instituciones actuaban sin tomar en cuenta las demandas y las expectativas del público, practicando una comunicación vertical y unidireccional que permitía evadir la responsabilidad por los errores u ocultar resultados inferiores a los proyectados, sin afrontar ninguna consecuencia. Por el contrario, vivimos una época diferente en la que el poder no descansa solamente en la institución, sino que es compartido por los distintos grupos de interés, con quienes debemos comunicarnos a través de un camino de doble vía que propicie un diálogo permanente, caracterizado por la transparencia y la integridad.

En esta nueva forma de ser y de decir, que se ha potenciado particularmente desde la crisis económica mundial de 2008, juegan un papel fundamental los intangibles, tales como el conocimiento, la información, las ideas, la honestidad, el compromiso, la confianza, los cuales inciden de manera decisiva en la rentabilidad, en los resultados. Los expertos en la materia aseguran que el 80% del éxito de una empresa depende de los intangibles, y que el 62% del valor de las empresas más cotizadas del mundo corresponde también a intangibles; de ahí la importancia de saber gestionarlos y de medir su impacto.

La reputación, esa correspondencia entre identidad y percepción, es decir, entre lo que somos y el cómo nos ven, entre lo que decimos que hacemos y lo que en verdad hacemos, es pues vital para el buen desempeño de las instituciones. Su valor es tal que ya se habla de una “economía de la reputación” porque esta riqueza inmaterial incide positivamente en la imagen, la gobernabilidad, el sentido de pertenencia, la lealtad y el reconocimiento de las empresas.

En este tiempo de apertura casi total de la información, en que las instituciones son observadas continuamente y de cerca por el público, no se puede fingir honestidad, hay que ser honestos; no se puede aparentar un compromiso, hay que asumirlo responsablemente; no se puede presumir una excelencia que ni siquiera se plantea como un reto, hay que trabajar con sentido de excelencia. Este, señores, es el momento de la verdad, y hay que honrarla.  

En el caso de un Banco Central, la gestión de reputación es imprescindible para el cumplimiento de nuestra misión de velar por la estabilidad de precios y garantizar la regulación eficiente del sistema financiero y el adecuado funcionamiento de los sistemas de pago. Porque dependemos fundamentalmente de un intangible: la credibilidad, sin la cual, nadie confiaría en las estadísticas que compilamos ni tampoco en las medidas de política monetaria y financiera que aplicamos. Aún en el único producto material, concreto, que maneja el banco, esto es el dinero, la confianza en su calidad de fabricación, en sus medidas de seguridad y la seriedad de la entidad que lo emite y custodia es insustituible para que los billetes y las monedas sean aceptados y utilizados.

Conscientes de la importancia de la buena reputación para el Banco Central, practicamos la transparencia comunicando continua y oportunamente decisiones y resultados; ejercemos un buen gobierno corporativo reglamentando los procedimientos y fortaleciendo las estructuras estratégicas y operativas; cumplimos nuestro compromiso con la sociedad logrando la estabilidad de precios y coadyuvando a la creación de condiciones favorables para el crecimiento económico y al desarrollo social.

Sabemos que la comunicación es un componente fundamental de las políticas monetaria y financiera que formulamos y aplicamos; observamos las tendencias, trabajamos con expectativas; de ahí nuestro celo con la reputación y la gestión de intangibles. Como pueden apreciar, amigos, este es un tema consustancial a nuestra institución y al que damos el debido apoyo desde las más altas instancias de dirección. Por eso nos complace que este VI Seminario verse sobre comunicación y que contemos, para desarrollarlo, con expertos en la materia como Jill Vardi, Directora de Comunicación del Banco Central de Canadá; Juan Cardona, Director de Liderazgo y Posicionamiento Corporativo de la empresa de consultoría de reputación y comunicación Llorente y Cuenca con base en España; Juan Carlos Camus, consultor y catedrático chileno; y nuestra Josefina Navarro, Vicepresidente de Comunicación y Relaciones Públicas del BHD-León, una de las instituciones bancarias más importantes de República Dominicana. A ellos les agradezco sinceramente aceptar nuestra invitación para compartir con nosotros sus conocimientos y experiencias.

Agradezco al Departamento de Comunicación de nuestro banco, en la persona de Luis Martin Gómez, la organización de este seminario; y a todos ustedes, por su apoyo entusiasta a esta actividad.

Que tengan una feliz jornada. Muchas gracias.


Redes sociales Facebook Redes sociales Twitter Redes sociales LiveStream Redes sociales YouTube Redes sociales Instagram