Portada Comunicados de Política Monetaria BCRD mantiene la Tasa de Interés de Política Monetaria en 5% anual
BCRD mantiene la Tasa de Interés de Política Monetaria en 5% anual

El Banco Central de la República Dominicana, en su Reunión de Política Monetaria de febrero de 2016, decidió mantener sin cambios su Tasa de Interés de Política Monetaria (TPM) en 5.00% anual.

La decisión sobre la tasa de interés de referencia toma en consideración que los modelos de pronósticos indican que la inflación convergería al centro de la meta de 4.0%±1.0%, en el horizonte de política monetaria. Igualmente, las expectativas de mercado se ubican en torno al objetivo de inflación. Se observó que en el mes de enero, la tasa interanual de inflación se ubicó en 2.53%, al tiempo que la inflación subyacente interanual, la cual refleja las condiciones monetarias, descendió a 1.78%. El balance de riesgos en torno a las proyecciones de inflación está balanceado, mientras que el entorno internacional relevante para la economía dominicana tiende a ser favorable, con bajos precios del petróleo y crecimiento del principal socio comercial, Estados Unidos de América (EUA).

En el contexto externo, la Economía Mundial crecería 2.6% en 2016 y 2.9% en 2017, impulsada principalmente por el comportamiento de las economías industrializadas. Según Consensus Forecast, EUA crecería 2.2% en 2016 y 2.4% en 2017, mientras la Zona Euro expandiría su actividad económica en 1.6% y 1.7%, respectivamente, durante esos años.  América Latina, en su conjunto, presentaría una caída en su actividad económica real de -0.1% en 2016, debido a la recesión experimentada por algunas de las economías más grandes de la región como Venezuela (-6.3%), Brasil (-3.1%), Argentina (-0.1%) y Ecuador (-0.1%). Asimismo, el crecimiento de otros importantes países de la región sería positivo, pero se mantendría por debajo de 3.0%, tal es el caso de México (2.7%), Chile (2.0%), Colombia (2.5%) y Uruguay (1.9%). Para 2017 se espera una recuperación moderada en la Región Latinoamericana al alcanzar su Producto Interno Bruto, una expansión real en torno a 2.1%.

Las condiciones en los mercados bursátiles internacionales continúan presentando un alto grado de volatilidad, mientras los flujos de capitales salen de las economías emergentes hacia destinos más seguros. Las primas de riesgo para muchos países exportadores netos de bienes primarios han aumentado debido, principalmente, a los menores precios del petróleo, los metales industriales y algunos alimentos. La caída de los precios de los commodities ha generado importantes depreciaciones en las monedas de este grupo de países, provocando desvíos en las metas de inflación y, en consecuencia, llevando a varios bancos centrales a aumentar las tasas de interés, contrario a la postura de política que predomina en algunas economías avanzadas. Un punto a destacar es que en los mercados cambiarios internacionales se mantiene la apreciación del dólar frente al euro, aunque de forma más moderada, a la vez que las tasas de interés de largo plazo han tendido a disminuir en los países avanzados.

En el ámbito doméstico, la actividad económica evoluciona positivamente en el corto plazo, creciendo a una tasa real por encima de la producción potencial. Los préstamos privados en moneda nacional exhiben un crecimiento interanual cercano a 12% al cierre de febrero, superando el crecimiento del producto nominal. Los fundamentos macroeconómicos de la economía dominicana se mantienen fuertes, reflejados en un bajo déficit de cuenta corriente en torno a 2.0% del PIB y una estimación moderada de déficit presupuestario alrededor de 2.3% del PIB para 2016. Este comportamiento de la política fiscal favorece la sostenibilidad de las cuentas públicas. En un contexto de sólidos fundamentos macroeconómicos como el actual, se facilita el mantenimiento de la estabilidad relativa del tipo de cambio, así como la acumulación de reservas internacionales en un monto muy superior al promedio histórico.

El Banco Central reafirma su compromiso de conducir la política monetaria al logro de su meta de inflación, a la vez que seguirá monitoreando la evolución de la economía mundial y la coyuntura doméstica a fin de reaccionar oportunamente ante riesgos sobre la estabilidad de precios y el buen funcionamiento de los sistemas financiero y de pagos.

Santo Domingo, 29 de febrero de 2016

Redes sociales Facebook Redes sociales Twitter Redes sociales LiveStream Redes sociales YouTube Redes sociales Instagram